creces


sentí al encontrarte
-dolor-
por no haber podido estar toda la vida contigo,
por haberme perdido
la cristalización de tu esencia,
por haberte llegado tan tarde

sentí al perderte
un alivio
por haber entendido
que tiempo -y distancia- no existen

que estuviste
                       estás
                       y estarás
haga lo que haga ese cuerpo tan leve

veo ahora -en la forma, en el gesto-
que llevas todas las vidas conmigo

lo escucha el silencio,
lo saben las magas
y esta urgencia tan pura
de ver como creces estirando
la materia que conforma mi alma

* Dibujo de Nunzio Paci.

origen

-------------------------------------------------------------------------------------

salir de esta caja de huesos que me contiene
y gritar que no quiero
este cuerpo de sangre

que quiero volver al oscuro agujero del que un día
emergí,
desencajando a la madre,
materializando a un ser viejo en esta carne cruda -a estrenar-

salir de esta maraña de venas
y volver al plácido hueco -esférico- metálico,
que impulsó el origen y roció todas mis células
            con polvo muy fino de estrellas


* Imagen de la obra Visions, de Jefferson Muncy.

ellas

-------------------------------------------------------------------------------------

una mosca en el espejo
y el crujir de esta baldosa rota

el agua -helada- del grifo,
los ojos hinchados de sueño
y un par de lágrimas en la alfombra

el suelo sucio, botellas vacías

un gato blanco desayunando al sol

los libros, la joya:
círculos plateados colgando
de mi cuello –de cisne- cansado

restos de risas de madrugada
debatiendo de estrellas
            
            y ellas, sosteniéndolo todo:
el entorno, el contorno,
este vacío 
            ancho, triste, tan hondo


* Retrato de Frida Kahlo y Chavela Vargas, por Nickolas Muray.

natura

-------------------------------------------------------------------------------------

se arrancó la flor de cactus
que crecía -rígida- entre sus escápulas,
tallo grueso, tacto suave

una gran ala blanca para volar

dolor ácido y seco,
carne viva,
crujido de madera húmeda
en el cuerpo amputado



*Imagen del cuadro Pink Flower, de Karen Wong.

mapa

-------------------------------------------------------------------------------------

llevaba buscándose toda la vida
y cuando al fin se encontró en él,
resultó ser él

el que estaba perdido

habito

-------------------------------------------------------------------------------------

esta realidad líquida se derrama
por los bordes de mi cama
cada mañana
empapando los sueños y las sábanas,
anegando todo lo que soy

organismo leve a la deriva

habito un espacio inventado
ubicado entre capas y capas de información
que modifico con cada gesto
pero que nunca descifraremos

habito mi metro cuadrado de huesos
buscando una superficie
que sé que no existe
que sé que tú anhelas

habito:
los espacios y tiempos contigo
-arriba y abajo, adentro y afuera-
mi cuerpo, con todas mis fuerzas,
el planeta, con toda energía viviente
de esta dimensión más que estrecha


* Foto de una pintura de Nuncio Pazi.

eléctrica

-------------------------------------------------------------------------------------

en la noche del sueño que anticipaba el dolor
tuvo un rayo encajado dentro del cuerpo

la energía indomable le sacudía los miembros,
le perdió la mirada perdida,
le retorció hasta el último dedo
en el tiempo infinito de la exhalación

todas las fibras del cuerpo en temblor

la electricidad se metió por la boca
y descargó espasmo -a espasmo- en cada rincón
de su alargado cuerpo de ninfa propensa,
                       doliente, soñante

lo desconocido había llegado para quedarse

la mujer tuvo un rayo dentro del cuerpo
pero, expulsando con fuerza al veneno,
la luz blanca de ella venció

descubrió entonces -con pasmo-,
que el corazón se había hecho más grande
en ese rato infinito,
en el tiempo -tan denso,
                     tan largo- de la exhalación

amor meu

-------------------------------------------------------------------------------------

para que te acuestes tranquila
apagaré todo el estruendo afuera

borraré los gritos y las banderas
-las pintaremos de colores-
esconderé las cacerolas,
el helicóptero,
las porras, los golpes,
los cascos negros tan negros
y los señores de traje y palabras tan huecas

tu escuela tomada el domingo más triste

para que te acuestes tranquila
te cogeré de la mano,
leeremos juntas a Alicia
con palabras bajitas, con la voz muy muy lenta
y haré con calma tu trenza antes de ir a dormir

amor meu, para que te acuestes tranquila
leeremos juntas a Alicia,
que siempre supo -como nosotras-
que el de las maravillas
era el único país en el que quería vivir


* Foto del cuadro Madre joven contemplando a su hija dormida, de Albert Anker (1875)